dimarts, 1 de maig de 2007

Un libro de cocina para tontos como yo 2º parte (dedicado al Fistro )

Perseguir un pollo de corral de 3'5 kg durante 5 horas es una putada y si encima te llamas Mariano como yo y la única corrida que has hecho en tu vida es la que Dios me concedió para concebir a mis santos hijos, acaba contigo, tus zapatos y hasta con tus santas y reaccionarias combicciones.
Despúes de dislocarse la mandibula de tanto reir, el payes me dijo que si queria, en la " polleria " del pueblo ya los vendian preparados, pero claro, yo le dije que una persona integra como yo no entraba en una tienda con un nombre como ese, que uno es muy macho y aunque lo use poco, siempre está reservado a mi santa mujer. Al final averigué que en el Carrefour también los podia encontrar, quietos, sin plumas y envueltos en film transparente, Ah! y encima la cadena es de mi amigo, el que está a punto de ganar las elecciones en Francia y adora la costilla de una puta momia egipcia de 3000 años, pensandose que es de Juana de Arco.
15 dias depués de la primera pelea de gallos, consigo llegar a casa para cocinar el puto pollo, pero: " Maldito Estatuto "!!!!, me doy cuenta que no tengo especias para condimentar el animal. Suerte que tengo un compañero de piso que tiene un armario donde guarda de todo ( lo curioso es que en todos los botes pone "caduca el 12-M"). Le pido algun polvo del bueno para cocinar y me dice que si, que tiene algo que irá de puta madre para montar un buen pollo. En el bote pone A. Bórico, esto me suena a especia india de las buenas, total que pongo el recipiente entero por el culo del plumifero, con un poco de sal y pimienta. Lo meto en el horno a 190º como pone el libro y ...... no veas la que montamos. De momento hay dos linias de investigación, pero yo creo que hay 3...!!!.
Ahora mi amigo y yo se lo tenemos que contar a un juez, sentados entre moros y etarras!!! vaya pollo... .